El OnePlus 5 sería un móvil perfecto si hubiera copiado el diseño del Galaxy S8 y no el del iPhone

Análisis de mi compañero Bruno Toledano en El Mundo:

No hay nada más que verlo para pensar en el iPhone, lo que no es del todo malo porque el acabado es excelente y su cuerpo de aluminio es fantástico y recio. Pero en un año en el que LG y Samsung han marcado el camino a seguir en lo que al diseño de teléfonos móviles se refiere, ya puestos a imitar, da mucha rabia que no hayan imitado la pantalla sin casi marcos de estas compañías.

Puestos a copiar, el diseño sin marcos es más interesante pero también más caro en materiales. No creo que el diseño sea el problema, en cualquier caso. Es un buen teléfono, una buena alternativa al Pixel, por ejemplo, en los países donde no se puede comprar el teléfono de Google. Lo complicado para OnePlus es que llega en un año con buena competencia y sin fuerza en el canal de venta.

Al margen, muchos usuarios siguen pensando en la marca como un fabricante de buenos teléfonos pero baratos. Ya no lo es. Ahora OnePlus es un fabricante de excelentes teléfonos, pero a precio medio. Para muchos es una realidad difícil de aceptar.